Prospecto de CARBAMAZEPINA MUNDOGEN 400 mg, 30 comprimidos


1.
NOMBRE DEL MEDICAMENTO CARBAMAZEPINA MUNDOGEN 200 mg comprimidos CARBAMAZEPINA MUNDOGEN 400 mg comprimidos
2.
COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA Por comprimido:
Carbamazepina Mundogen 200 mg comprimidos
Carbamazepina Mundogen 400 mg comprimidos
Carbamazepina (D.C.I.)
200 mg 400 mg Excipientes c.s. c.s.
3.
FORMA FARMACÉUTICA Comprimidos.
COMPOSICIÓN Cada comprimido contiene: Carbamazepina (D.C.I.) ......................................................................  200 mg Excipientes (celulosa microcristalina, carboximetilcelulosa sódica, sílice coloidal anhidra, estearato magnésico) ............................................   c.s.
FORMA FARMACÉUTICA Y CONTENIDO DEL ENVASE Envases con 50 y 100 comprimidos.
ACTIVIDAD La carbamazepina es una sustancia que actúa inhibiendo la propagación del impulso nervioso desde el foco epiléptico; ejerce así un efecto anticonvulsivante. También ejerce un efecto psicotropo que facilita la readaptación social del paciente. La carbamazepina es eficaz en régimen monoterápico o combinado con neurolépticos, antidepresivos y litio para tratar la manía y prevenir la enfermedad maníaco‑depresiva. La carbamazepina impide la aparición de paroxismos dolorosos en la mayoría de los casos de neuralgia esencial del trigémino. La carbamazepina eleva el umbral convulsivo rebajado del Sistema Nervioso Central en el síndrome de deshabituación del alcohol y reduce el riesgo de ataques. También mejora rápidamente los síntomas psíquicos y vegetativos.
4.
DATOS CLÍNICOS
4.1     Indicaciones terapéuticas
Crisis epilépticas parciales con sintomatología compleja o simple. Crisis epilépticas primaria y secundariamente generaliza­das con componente clónico‑tónico. Formas epilépticas mixtas.

Manía y tratamiento profiláctico de la enfermedad maníaco-depresiva La carbamazepina se ha utilizado en pacientes con depresión endógena y depresión orgánica, ejerciendo en estos últimos un efecto antidepresivo mejor. En la depresión endógena, la carbamazepina se muestra más favorable cuando el paciente presenta trastornos afectivos bipolares y registros EEG irregulares. Se utiliza sola o en asociación con otros fármacos en pacientes con depresión endógena y orgánica.
Neuralgia esencial del trigémino. Neuralgia esencial del glosofaríngeo

Síndrome de deshabituación al alcohol La carbamazepina es activa frente a las convulsiones e hiperexcitabilidad que se presentan durante el síndrome de abstinencia del etanol.
4.2     Posología y forma de administración         
Epilepsia
Siempre que sea posible se recurrirá a la monoterapia. Los comprimidos de carbamazepina se administrarán durante o después de las comidas con un poco de líquido. Es conveniente instaurar la dosis de forma progresiva y ajustarla individualmente, determinando la dosis óptima mediante niveles plasmáticos (entre 5 y 10 µg/ml). Cuando la carbamazepina se instaure en sustitución de una medicación anterior, ésta se retirará gradualmente. Adultos: Inicialmente 200 mg, 1‑2 veces al día, e incrementar cada una dos semanas hasta la dosis óptima, habitualmente 200-400 mg cada 8-12 horas. En raras ocasiones se han administrado hasta 1.600 mg diarios. Niños: 10‑20 mg por kg de peso al día, distribuidos en 2 ó 3 tomas. Utilizar los comprimidos de 200mg. Hasta 1 año: 100 a 200 mg diarios. 1‑5 años: 200‑400 mg diarios. 6‑10 años: 400‑600 mg diarios. 11‑15 años: 600‑1.000 mg diarios. Terapia de asociación: La carbamazepina puede utilizarse sola o asociada con otro fármaco anticonvulsivante. En el caso de la asociación, el ajuste de la dosis de carbamazepina deberá hacerse de forma gradual, manteniendo o disminuyendo los otros fármacos, salvo la fenitoína, cuya dosis podrá incrementarse.
Manía y profilaxis de la enfermedad maníaco‑depresiva La dosis oscila entre 400 y 1.600 mg/día, siendo la usual de 400‑600 mg/día, repartida en dos o tres tomas.
Neuralgia del trigémino Inicialmente 200‑400 mg/día e incrementar paulatinamente hasta que se instaure la analgesia (generalmente 200 mg 3‑4 veces al día); posteriormente reducción gradual hasta la dosis mínima eficaz. En pacientes de edad avanzada o hipersensibles es conveniente iniciar el tratamiento con 100 mg dos veces al día. La dosis habitual de mantenimiento es de 400-800 mg/día.
Deshabituación alcohólica Como promedio, 200 mg, 3 veces al día, pudiendo aumentar la dosis los primeros días a 400mg tres veces al día según la gravedad de los síntomas. Al principio del tratamiento puede ser necesario asociar hipnógenos y sedantes (p.ej. clometiazol, clordiazepóxido). Una vez remitido el estadío agudo, se continuará administrando carbamazepina en régimen monoterápico.
4.3     Contraindicaciones
Nunca debe utilizarse en pacientes con: −Depresión de la función hematopoyética. −Hipersensibilidad a la carbamazepina. −Bloqueo auriculoven­tricular. −Porfirias.

4.4     Advertencias y precauciones especiales de empleo La carbamazepina puede causar anemia aplásica y agranulocitosis con un ries­go 11 veces superior al de la población general, aunque el riesgo de la población no tratada sea bajo (aproximadamente 4,7 pacientes por millón de población y año en el caso de la agranulocitosis y 2 pacientes por millón de población y año para la anemia aplásica). En la mayoría de los casos (81%) la agranulocitosis ocurre durante los tres primeros meses de la terapia y son pocos los que aparecen tras cinco años de tratamiento. Se recomienda una dosificación cautelosa en pacientes con lesiones hepáticas, renales, cardiovasculares, edad avanzada y glaucoma. La disminución de las tasas de leucocitos y plaquetas que puedan presentarse durante el tratamiento con este fármaco no tienen que estar necesariamente asociadas con el uso de carbamazepina. Si la leucopenia es asintomática, no progresiva o fluctuante, no es necesario suspender la medicación y sólo se interrumpirá cuando el tratamiento es progresivo, viene acompañado de manifestaciones clínicas (p. ej., fiebre o dolor de garganta), o evoluciona a condiciones más serias como la anemia aplásica y la agranulocitosis. Debido a la muy baja incidencia de anemia aplásica y agranulocitosis, son improbables la aparición de cambios hematológicos menores durante la monitorización de los pacientes con carbamazepina. Es fundamental antes de iniciar el tratamiento con la carbamazepina, examinar el cuadro hemático y la función hepática. Después realizar análisis hemáticos, primero semanalmente durante el primer mes y luego mensualmente, especialmente en aquellos que reciban dosis muy altas y finalmente, vigilar la función hepática. Si el paciente muestra reacciones cutáneas alérgicas, deterioro hepático, cómputo bajo de leucocitos o plaquetas, deberá monitorizarse estrechamente y si existiera cualquier evidencia de depresión de la médula ósea, interrumpir el tratamiento. Cuando éste se interrumpe bruscamente, la transición a otros medicamentos debe hacerse con diazepam. La carbamazepina puede suponer un riesgo en los pacientes con historia de reacción hematológica adversa a cualquier fármaco. Debido a su moderada actividad anticolinérgica, vigilar estrechamente a los pacientes que presenten aumento de la presión intraocular. La carbamazepina puede disminuir la tolerancia al alcohol, por lo que no se recomienda el consumo de bebidas alcohólicas. Debido a la relación del fármaco con otros compuestos tricíclicos, debe tenerse en cuenta la posibilidad de activación de una psicosis latente y en pacientes ancianos de confusión y agitación. Administrar con precaución y con estrecha vigilancia médica en pacientes con enfermedad cardiovascular grave, trastornos hepáticos o renales, en ancianos y cuando se produzca un cambio de tratamiento de carbamazepina a otros agentes antiepilépti­cos. La carbamazepina no está indicada en ausencias (petit mal), por ser en general ineficaz y porque se le ha atribuido que excepcionalmente puede exacerbar las crisis de ausencias atípicas. En niños menores de 3 años, se recomienda no sobrepasar la dosis de 200 mg/día.
4.5     Interacciones con otros medicamentos y otras formas de interacción Las interacciones potencialmente peligrosas son con: −Anticoagulantes orales, ya que puede sufrir trastornos hemorrágicos cuando este fármaco se retira de forma súbita y, por tanto, se debe reducir la dosis del anticoagulante. −Anticonceptivos orales, ya que las mujeres pueden quedar embarazadas durante el tratamiento con carbamazepi­na, por incremento del metabolismo de los componentes del anticonceptivo, motivado a su vez, por la inducción de las enzimas dependientes del citocromo P450. Las mujeres tratadas con carbamazepina deberán recibir 50 µg de estrógeno con una dosis alta de progesterona. −Propoxifeno, ya que favorece ciertos efectos tóxicos de la carbamazepi­na como dolor de cabeza, vértigos, ataxia y náuseas. El propoxifeno, además, interfiere con el metabolismo y el acla­ramiento del anticonvulsivante. −Inhibidores de la monoaminooxidasa, pues se ha observado un incremento de las arritmias cardíacas, crisis hipertensivas y estados convulsivos cuando se asocian con la carbamazepina. Por ello, se recomienda evitar su empleo simultáneo y dejar al menos un período de 14 días entre éstos y la propia carbamazepina. −Anticonvulsivantes que causan inducción de las enzimas microsómicas hepáticas. Así la fenitoína, fenobarbitona, primidona, metosuximida y la etosuximida disminuyen las concentraciones plasmáticas de la carbamazepina, mientras que ésta puede inducir el metabolismo de la fenitoína y el ácido valproico. El efecto del ácido valproico sobre los niveles sanguíneos de la carbamazepina no está claramente establecido, aunque existe el dato consistente del incremento de la relación carbamazepina epóxi­­do/carba­mazepina. Otras interacciones significativas son: La capacidad de la carbamazepina de acortar la vida media de la doxicilina. El ácido salicílico incrementa la concentración de carbamazepi­na en plasma. Algunos fármacos anticonvulsivantes como la carbamazepina afectan al metabolismo del calcio y de la vitamina D causando osteomalacia. Con el litio causa reacciones neurotóxicas. La administración simultánea de carbamazepina con eritromicina, triacetiloleando­micina, troleandomicina, viloxacina, cimetidina, isoniacida, fluoxetina o bloqueadores de los canales de calcio (p. ej., verapamilo y diltiazem), eleva los niveles plasmáticos de la primera, con el consiguiente aumento de efectos tóxicos (vértigos, cefalea, ataxia, diplopia y nistagmo). Se ha informado que se reducen en un 50% los niveles sanguíneos del haloperidol, cuando se asocia a la carbamazepina.

4.6     Embarazo y lactancia Se estima que tanto la epilepsia como su tratamiento conllevan un riesgo de malformaciones de un 4% al nacimiento (aproximada­mente el doble que en la población normal). En consecuencia, es necesario planificar muy cuidadosamente el embarazo de las mujeres epilépticas y tener en cuenta las siguientes consideraciones: a las enfermas en edad fértil se les pres­cribirá la carbamazepina en régimen de monoterapia siempre que sea posible; en el embarazo, especialmente durante los tres primeros meses, se estudiará cuidadosamente la necesidad de su utilización; la paciente debe ser informada que, de quedar embarazada, no debe suspender bruscamente la medicación sin consultar con su neurólogo. Durante el embarazo, disminuye la concentración plasmática de carbamazepina; lo que podría dar lugar a la aparición de una crisis. No se debe discontinuar el tratamiento en pacientes en los que hay que prevenir crisis mayores, por la posibilidad de precipitar el estado epiléptico con hipoxia y riesgo de amenaza de la vida. En casos individuales, cuando la gravedad y la frecuencia de la crisis no suponen una amenaza seria para la paciente, deberá considerarse el tratamiento antes y durante el embarazo. No se puede afirmar que las crisis menores no supongan peligro para el embrión y el feto. Se desconoce el efecto de carbamazepina sobre el parto. Durante la lactancia, la concentración de carbamazepina en la leche materna, varía entre el 30% y el 60% de la concentración plasmática de la madre. Aunque la cantidad ingerida por el lactante es pequeña para causar cualquier reacción adversa, se prescindirá de la lactancia natural a no ser que resulte imprescindible para el niño.
INDICACIONES Epilepsia: −Crisis epilépticas parciales con sintomatología compleja o simple. −Crisis epilépticas primaria y secundariamen­te generaliza­das con componente clónico‑ tónico. −Formas epilépticas mixtas. Manía y tratamiento profiláctico de la enfermedad maníaco‑de­presiva. Neuralgia esencial del trigémino. Neuralgia esencial del glosofaríngeo. Síndrome de deshabituación al alcohol
POSOLOGÍA −Epilepsia Siempre que sea posible se recurrirá al régimen monoterápico. Los comprimidos de carbamazepina se administrarán durante o después de las comidas con un poco de líquido. Es conveniente instaurar una posología individual progresiva. Para averiguar cuál es la dosis óptima, puede ser útil determinar el nivel plasmático, ante todo en el tratamiento asociativo. Los niveles plasmáticos deben estar entre 5 y 10 microgramos/ml. Cuando un tratamiento antiepiléptico se continúe con carbamazepina, la dosis de la medicación anterior se reducirá gradualmente. Dosis habitual para adultos: al principio, 200 mg (1 comprimido), 1‑2 veces al día, que a continuación se incrementará progresivamente hasta la dosis óptima que, en general, es de 400 mg (2 comprimidos) 2‑3 veces diarias. Dosis habitual para niños: 10‑20 mg/kg de peso al día. Utilizar los comprimidos de 200mg. Hasta 1 año: 100 a 200 mg (½ - 1 comprimido) diarios 1‑5 años: 200‑400 mg (1 - 2 comprimidos) diarios 6‑10 años: 400‑600 mg (2 - 3 comprimidos) diarios 11‑15 años: 600‑1.000 mg (3 - 5 comprimidos) diarios Distribuidos en varias tomas −Manía y profilaxis de la enfermedad maníaco‑depresiva:
La dosis oscila entre 400 y 1.600 mg/día (2 - 8 comprimidos),  siendo la usual de 400‑600 mg/día (2 - 3 comprimidos), repartida en 2 ó 3 tomas. −Neuralgia del trigémino:
La dosis inicial de 200‑400 mg/día (1 - 2 comprimidos) se elevará paulatinamente hasta que se instaure la analgesia [por término medio, 200 mg (1 comprimido) 3‑4 veces diarias]; posteriormente, reducción gradual hasta la dosis mínima eficaz. En pacientes de edad avanzada o hipersensibles es conveniente una dosificación inicial de 100 mg (½ comprimido) dos veces al día. −Síndrome de deshabituación al alcohol:
La dosis promedio es de 200 mg (1 comprimido), tres veces al día. En los casos graves, puede aumentarse durante los primeros días [p. ej. a tres veces 400mg (2 comprimidos)]. Cuando se comience el tratamiento de las manifestaciones graves de deshabituación se combinará carbamazepina con sustancias sedantes hipnógenas (p. ej., clometiazol, clordiazepóxido). Una vez que haya remitido el estado agudo, se continuará administrando carbamazepina en régimen monoterápico.

INSTRUCCIONES PARA LA CORRECTA ADMINISTRACIÓN DEL PREPARADO

Información para el paciente: Para conseguir un resultado satisfactorio con carbamazepina, es imprescindible observar estrictamente las instrucciones de su médico. Debe ingerir los comprimidos con un poco de líquido, durante o después de las comidas. Es recomendable no tomar bebidas alcohólicas durante el tratamiento con carbamazepina y debe extremar las precauciones si conduce un vehículo. Si le aparece una erupción en la piel o fiebre, dolor de garganta u otras molestias, acuda enseguida al médico.
CONTRAINDICACIONES Bloqueo aurícu­­­­lo­‑ventricular. Hipersensibilidad a la carbamazepina. Depresión de la función hematopoyética y porfirias.
PRECAUCIONES Se recomienda una dosificación cautelosa en pacientes con lesiones hepáticas y renales o con afecciones cardiovasculares graves, edad avanzada o glaucoma. Antes de iniciar el tratamiento se examinará el cuadro hemático y la función hepática. Luego, deben realizarse controles hemáticos semanales durante el primer mes y mensuales posteriormente (especialmente en pacientes que estén recibiendo dosis muy altas o que tengan antecedentes de reacciones hematológicas a otros medicamentos) y vigilar periódicamente la función hepática. Si aparecen reacciones cutáneas alérgicas, descenso de trombocitos, depresión de la médula ósea o deterioro hepático, se suspenderá la medicación. Con cierta frecuencia se observa una leucopenia asintomática, no progresiva o fluctuante, que no obliga a suspender la medicación. El tratamiento sólo se interrumpirá si la leucopenia es progresiva o se acompaña de manifestaciones clínicas (p. ej., fiebre o dolor de garganta). El paciente debe ser instruido sobre estos síntomas indicativos de alteración hemática. Si el tratamiento se interrumpe bruscamente, la transición a otros medicamentos debe hacerse bajo protección con diazepam. La carbamazepina puede disminuir la tolerancia al alcohol (no tomar bebidas alcohólicas).

ADVERTENCIAS
INTERACCIONES Debido a que la carbamazepina estimula el metabolismo hepático de algunos fármacos, debe reajustarse la dosis de los anticoagulantes orales, así como de fenitoína, etosuximida o valproato cuando se usen conjuntamente y prescindir de los contraceptivos hormonales (recurrir a métodos no hormonales). La administración conjunta de los inhibidores de la monoaminooxidasa puede potenciar algunas reacciones adversas de la carbamazepina, por lo que se recomienda evitar su empleo simultáneo y dejar 14 días entre éstos y la carbamazepina. En caso contrario, pueden presentarse crisis hipertensivas, estados convulsivos o ambos. En ciertas ocasiones, la troleandomicina, eritromicina, isoniacida, ciertos antagonistas del calcio (p. ej. verapamilo, diltiazem), propoxifeno, viloxacina y posiblemente la cimetidina, pueden incrementar los niveles plasmáticos de la carbamazepina, por lo que para evitar las reacciones adversas (vértigo, cefalea, movimientos descoordinados, trastornos de la visión), deberá adaptarse la dosis de carbamazepina y/o monitorizar sus niveles plasmáticos. La combinación con litio, muy útil para tratar la manía, ocasionalmente puede dar lugar a síntomas neurotóxicos reversibles.
Embarazo y lactancia Como quiera que tanto la epilepsia como su tratamiento conllevan un riesgo de malformaciones congénitas que se estima de un 4% al nacimiento (aproximada­mente el doble de la población general), le aconsejamos: 1.Planifique sus embarazos consultando con sus especialistas. 2.En caso de que esté ya embarazada: NO INTERRUMPA EL TRATAMIENTO Y CONSULTE A SU NEURÓLOGO. 3.Se prescindirá de la lactancia natural, salvo que su pediatra estime que es imprescindible para el niño.
Uso en niños Véase Posología.
Efectos sobre la capacidad de conducción Los pacientes que experimenten vértigo u otros trastornos nerviosos centrales, no deberán conducir automóviles, manejar maquinaria peligrosa y evitarán situaciones que precisen un estado especial de aler­ta.
4.7     Efectos sobre la capacidad para conducir vehículos y utilizar maquinaria
La carbamazepina puede producir efectos adversos que afecten la capacidad de los pacientes para conducir automóviles o manejar maquinaria peligrosa y deben evitarse situaciones que precisen un estado especial de alerta.
4.8     Reacciones adversas
La incidencia de reacciones adversas varía entre el 33‑50%. Aunque en su mayor parte son moderadas, están relacionadas con la dosis, son transitorias y suelen desaparecer sin necesidad de interrumpir la terapia. Entre las reacciones adversas que pueden amenazar la vida, se encuentra la anemia aplásica, aunque en este caso no está definida una relación cau­­sa‑efecto. Con poca frecuencia ocurren casos de hepatitis fatal, dermatitis exfoliativa grave y síndrome de Stevens‑Johnson. Entre las reacciones adversas graves e irreversibles, destacan las erupciones eritematosas de la piel, cuya incidencia está comprendida entre el 3% y 10% de los pacientes que reciben por vez primera el fármaco; suelen acompañarse de prurito y afectan particularmente a las manos. Ocasionalmente pueden extenderse y asociarse con otras manifestaciones de alergia tales como fiebre, linfoadenopatía, alteraciones de la función hepática e ictericia colestática y hepatocelular. Otras reacciones adversas observadas son: leucopenia, lupus eritematoso, oliguria con presión sanguínea elevada, hematuria, proteinuria, e insuficiencia renal (que puede relacionarse con el efecto antidiurético del fármaco), bradicardia e insuficiencia cardíaca, hiponatremia (debido a un incremento de la hormona antidiurética circulante, en la que influye la edad y la relación dosis/nivel del fármaco). Entre las reacciones adversas sintomáticas, las más comunes son: mareos, náuseas, vómitos y astenia. Estos síntomas, relacionados con la dosis, desaparecen cuando ésta se reduce. Se ha descrito un trastorno de hipersensibilidad multisistémica caracterizada por erupción, fiebre, linfoadenopatía y hepatitis. Finalmente, las restantes reacciones adversas observadas, agru­padas por sistemas, son las siguientes: Sistema hematopoyético: Pancitopenia, depresión de la médula ósea, leucocitosis, eosinofilia, porfiria intermitente aguda. Se han observado discrasias sanguíneas fatales, debiendo monitorizar al paciente con respecto a la anemia aplásica, agranulocitosis y trombocitopenia.   Piel: Erupciones pruríticas, urticaria, necrolisis epidérmica tóxica (síndrome de Lyell), reacciones de fotosensibilidad, alteraciones en la pigmentación de la piel, eritema multiforme y nodoso, púrpura, agravamiento del lupus eritematoso diseminado. Alopecia y diaforesis. Hirsutismo. Sistema cardiovascular: Insuficiencia cardíaca congestiva, edema, agravamiento de la hipertensión, hipotensión, síncope y colapso, agra­vamiento de la enfermedad arterial coronaria, arritmias y bloqueo auriculoventricular, tromboflebitis primaria, recurrencia de tromboflebitis. Algunas de estas complicaciones resultaron fatales. Sistema respiratorio: Hipersensibilidad pulmonar caracterizada por fiebre, disnea, neumonitis y neumonía. Sistema genitourinario: Frecuencia urinaria, retención urinaria aguda, azoe­mia, impotencia. Albuminuria, glucosuria, nitrógeno ureico elevado. Sistema nervioso: Vértigo, somnolencia, alteraciones de la coordinación, confusión, agitación, dolor de cabeza, fatiga, visión borrosa, alucinaciones visuales, acomodación y diplopia transitoria en los ancianos, alteraciones óculo motoras, nistagmos, alteraciones de la expresión, movimientos involuntarios anormales, neuritis periférica, parestesias, depresión con agitación, dificultad para hablar, tinnitus, hiperacusia. Sistema digestivo: Distrés y dolor abdominal, diarrea, estreñimiento, anorexia, sequedad de boca y de faringe, incluyendo glositis y estomatitis. Ojos: Derrame, opacidades de la lente cortical, conjuntivitis. Metabolismo: Fiebre y escalofríos. Otros: Aumento del colesterol, HDL y triglicéridos. Meningitis aséptica. Tumefacción de los ganglios linfáticos.

4.9     Sobredosificación Los primeros síntomas y signos de la sobredosis ocurren a 1‑3 horas de la administración, siendo frecuentes las alteraciones neuromusculares (agitación, temblores, convulsio­nes, ataxia, vértigo, trastornos psicomotores o de la conciencia, incluso coma profundo); respiratorias (respiración irregular, depresión respiratoria); gastrointestinales (náuseas, vómitos); cardiovasculares (taquicardia, hipotensión, hipertensión, eritema de la cara, trastornos de la conducción); renales (anuria, oliguria, retención) y alteraciones en el electrocardiograma. Tales reacciones son en general benignas y suelen ser graves a dosis muy elevadas (60 g). Tratamiento: No hay antídoto específico frente a la toxicidad de la carbamazepina. Deberán tomarse medidas para mantener una función cardiorrespiratoria adecuada. Después se procederá a la evacuación del fármaco mediante lavado gástrico y administración de carbón activado para prevenir su ulterior absorción. Se tomarán medidas de carácter general y tratamiento sintomático. Para favorecer la excreción del fármaco se efectuará hemodiálisis (si hay insuficiencia renal) y administración de diuréticos o diuresis forzada y laxantes (en pacientes conscientes puede utilizarse el jarabe de ipecacuana). Como anticonvulsivantes pueden utilizarse diazepam o fenobarbital, aunque pueden intensificar la depresión respiratoria, hipotensión y coma.  Durante unos días se vigilará la respiración y la función cardíaca (electrocardio­grama), tensión arterial, temperatura corporal, reflejo pupilar y función renal y vesical.
REACCIONES ADVERSAS En general, la carbamazepina es un medicamento bien tolerado. Al comienzo del tratamiento puede presentarse anorexia, sequedad de boca, náuseas, diarrea, estreñimiento, cefaleas, vértigo, somnolencia, movimientos descoordinados, trastornos de acomodación, diplopia y en ancianos, confusión y agitación. Estos fenómenos desaparecen espontáneamente reduciendo transitoriamente la dosificación. Posiblemente debido al efecto antidiurético de la carbamazepi­na, excepcionalmente se han descrito casos de insuficiencia renal, hiponatremia, con eventuales vómitos, cefaleas y confusión mental. En casos aislados, también se han presentado reacciones cutáneas alérgicas, fiebre, dermatitis exfoliativa, síndrome de Ste­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­vens‑Johnson, necrólisis tóxica epidérmica, caída del cabello, leucopenia, trombocitopenia, agranulocitosis, anemia aplásica, tromboembolia, trastornos de la conducción de estímulos y proteinuria. Se han observado alteraciones en las pruebas de función hepática, ictericia colestática y hepatocelular, hepatitis y tumefacción de ganglios linfáticos, insuficiencia cardíaca congestiva, edema e hipotensión. Si se observa cualquier otra reacción adversa no descrita anteriormente, consulte a su médico o farmacéutico.
CADUCIDAD Este medicamento no se debe utilizar después de la fecha de caducidad indicada en el envase.
OTRAS PRESENTACIONES CARBAMAZEPINA MUNDOGEN 400 mg comprimidos EFG: Envases con 30 y 100 comprimidos. Los medicamentos deben mantenerse fuera del alcance de los niños.
SOBREDOSIS Síntomas neuromusculares: Agitación, temblores, convulsiones, ataxia, vértigo, trastornos psicomotores o de la conciencia, incluso coma profundo. Otros síntomas: Respiratorios (frecuencia irregular, depresión respiratoria), gastrointestinales (náuseas, vómitos), cardiovasculares (taquicardia, hipotensión, trastornos de la conducción), en general benignos; graves, sólo a dosis muy elevadas;  renales (anuria, oliguria, retención). También pueden producirse alteraciones en el elec­trocardiograma.

Información para el médico: Tratamiento: Evacuación del tóxico (vómito, lavado de estómago), reducción de la absorción, aceleración de la eliminación, medidas de carácter general y tratamiento sintomático. Como anticonvulsivantes pueden utilizarse diazepam o fenobarbital, aunque pueden intensificar la depresión respiratoria, hipotensión y coma. Vigilar durante unos días la respiración y la función cardíaca (electrocardiograma), tensión arterial, temperatura, reflejo pupilar y función renal y vesical. En caso de sobredosis o ingestión accidental, consultar al Servicio de Información Toxicológica, teléfono 91 562 04 20, o acuda al hospital más próximo.

5.
PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS         
5.1     Propiedades farmacodinámicas Este fármaco antiepiléptico actúa inhibiendo la propagación del impulso nervioso desde el foco epiléptico. Otras acciones son la reducción de la transmisión nerviosa a nivel del núcleo trigeminal, sedante, anticolinérgica, antidepresiva, relajante muscular, antiarrítmica, antidiurética e inhibidora de la transmisión neuromuscular. La carbamazepina suprime los ataques de epilepsia psicomotora, automatismo o epilepsia parcial con sintomatología compleja (epilepsia temporal), aunque también actúa en el gran mal o crisis tónico‑clónicas generalizadas y en las crisis focales motoras o epilepsia jacksoniana y prácticamente no actúa en el pequeño mal o ausencias.  La carbamazepina ejerce un efecto psicotropo que facilita la readaptación social del paciente. La carbamazepina es eficaz en régimen monoterápico o combinado con neurolépticos, antidepresivos y litio para tratar la manía y prevenir la enfermedad maníaco‑depresiva. La carbamazepina impide la aparición de paroxismos dolorosos en la mayoría de los casos de neuralgia esencial del trigémino. La carbamazepina eleva el umbral convulsivo rebajado del S.N.C. en el síndrome de deshabituación del alcohol y reduce el riesgo de ataques. También mejora rápidamente los síntomas psíquicos y vegetativos.
5.2     Propiedades farmacocinéticas El margen terapéutico de la concentración plasmática en estado estacionario fluctúa entre 21 y 42 µmol/l (equivalentes a 5‑10 µg/ml). En humanos, la farmacocinética de la carbamazepina es diferente si el fármaco se administra en dosis únicas o dosis reiteradas, como consecuencia de la autoinducción enzimática que provoca. Como consecuencia de ello, la semivida de eliminación es de 25-65 horas tras dosis única y de 12-17 horas tras administración continuada. Se estima que la absorción varía entre el 72% y el 96%, siendo ésta lenta e irregular, con una tmax que varía, entre 4 y 24 horas. En niños, existe una relación dosis/concentración plasmática más baja que la de los adultos, probablemente por un aclaramiento más rápido. Hay evidencia de un mayor aclaramiento de carbamazepina durante el embarazo que revierte algunos días o semanas después del parto. La carbamazepina se fija entre un 70 ‑ 80% a las proteínas séricas y, debido a su lipofilicidad, penetra fácilmente a través de las membranas celulares en los tejidos y líquidos del organismo. El volumen de distribución varía entre 0,8 y 2 l/kg. La concentración de carbamazepina en el cerebro es similar a la del plasma, mientras que en los líquidos cefalorraquídeo y amniótico supone entre el 17 y 31% de la concentración plasmática. La concentración de la sustancia inalterada en la saliva refleja la frac­ción libre en el plasma (20‑30%). Se metaboliza ampliamente en el hígado (96-97%), dando lugar entre otros, al metabolito activo carbamazepina 10,11‑epó­xido. La principal vía de excreción es la renal, excretándose el 2-3% de la dosis administrada por orina sin metabolizar y el resto, como metabolitos. En las heces se encuentran cantidades no mensurables de carbamazepina.
5.3     Datos preclínicos sobre seguridad
Por vía oral las DL50 de carbamazepina en animales son: 2030 (1100‑3750) mg/kg en el ratón, 3930 (3850‑4025) mg/kg en la rata, 2060 (1500‑2360) mg/kg en el conejo y 920 mg/kg en el cobayo. En el estudio de toxicidad subcrónica de carbamazepina en rata por vía oral, donde se administraron dosis de hasta 200 mg/kg, no se observaron efectos tóxicos importantes. Tampoco se detectaron alteraciones importantes macro y microscópicas en pulmón, riñón, bazo, hígado, páncreas, corazón e intestino. La administración de carbamazepina a ratones preñados los días 6 a 16 del embarazo, causó efectos teratógenos tales como paladar hendido (defecto que también se presenta en el hombre), exencefalia, aumento de los ventrículos cerebrales, hernia umbilical o exónfalo y ojos abiertos. Además, se han encontrado efectos adversos de la carbamazepina en los estudios de reproducción en ratas a niveles de dosis 10 a 25 veces superiores a la dosis máxima humana diaria de 1200 mg. Tales alteraciones fueron: costillas soldadas, paladar hendido, anof­talmos o ausencia congénita de los tejidos que rodean los ojos y pérdida de peso de las crías.


6.
DATOS FARMACÉUTICOS         
6.1     Lista de excipientes
Celulosa microcristalina Carboximetilcelulosa sódica Sílice coloidal anhidra Estearato magnésico
6.2     Incompatibilidades
No se han descrito.
6.3     Período de validez
El período de validez es de tres años.
6.4     Precauciones especiales de conservación
En su envase original, no requiere condiciones especiales de conservación. No obstante, evitar la humedad manteniendo el envase en ambiente seco.
6.5     Naturaleza y contenido del recipiente CARBAMAZEPINA MUNDOGEN 200 mg comprimidos: Envase alveolar (blíster) de doble lámina de aluminio/aluminio conteniendo 50 ó 100 comprimidos. CARBAMAZEPINA MUNDOGEN 400 mg comprimidos: Envase alveolar (blíster) de doble lámina de aluminio/aluminio conteniendo 30 ó 100 comprimidos
6.6     Instrucciones de uso/manipulación
No se requieren instrucciones especiales.
6.7     Nombre y dirección del titular de la autorización
MUNDOGEN FARMA, S.A. C/ Marqués de Villabrágima , 37 28035 MADRID.
TITULAR Y FABRICANTE
Titular: MUNDOGEN, S.A. C/ Marqués de Villabrágima , 37 28035 MADRID.
Fabricante: Laboratorios ALTER, S.A. C/ Mateo Inurria, 30. 28036 - MADRID
TEXTO REVISADO: Septiembre 1999 FICHA TÉCNICA

CARBAMAZEPINA MUNDOGEN EFG


CARBAMAZEPINA MUNDOGEN 400 mg, 30 comprimidos prospecto y contraindicaciones CARBAMAZEPINA MUNDOGEN 400 mg, 30 comprimidos. Medicinas CARBAMAZEPINA MUNDOGEN 400 mg, 30 comprimidos prospecto y contraindicaciones de CARBAMAZEPINA MUNDOGEN 400 mg, 30 comprimidos


Otras medicinas útiles para tu salud:

    Ficha técnica DOLOPROCT 1 mg/g + 20 mg/g Crema rectal

    Prospecto REPAGLINIDA FARMALIDER 1 mg comprimidos

    Ficha técnica IBUPROFENO ALTER 600 MG comprimidos recubiertos con película

    Prospecto VALSARTAN RATIOPHARM 320 mg comprimidos recubiertos con pelicula

    Ficha técnica PAROXETINA FARMALID 20 mg comprimidos recubiertos con película

    Prospecto ACIDO ALENDRONICO SEMANAL PHARMAGENUS 70 mg comprimidos

    Ficha técnica AWAR 5 mg comprimidos bucodispersables

    Prospecto HUMATROPE 6 mg polvo y disolvente para solución inyectable

    Ficha técnica WILLFACT 1000 UI polvo y disolvente para solución inyectable

    Prospecto OLANZAPINA ARROW 5 mg comprimidos recubiertos con película